viernes, 4 de junio de 2010

Un año sin ti...


Me encantaría escribir algo bonito, especial...

Me encantaría traducir con las palabras justas lo que guardo en mi yo más particular.


Durante todo un año, muchos días y sus respectivas noches, he tratado de acostumbrarme a vivir sin ti y, a pesar de lo tremendamente difícil, no lo he conseguido...


Continúo oyendo tu voz cuando menos lo espero y me parece verte en cada esquina, paseando, saludando a quien sea, mirando a cualquier parte sin ver y pensando, intentando encontrar soluciones a los conflictos aunque no fueran tuyos.


Me he quedado con tu silencio y tu mirada, con ese "bueno, bueno, yo estoy bien..." que pronunciastes antes de dormir para siempre.

¡Me he quedado con las ganas de verte despertar y son tan amargas...!!!!!


Siempre puse el listón muy alto, comparando a los demás contigo, buscando lo más parecido a ti.... será por eso que estoy sola


Sabes?, no todo ha sido triste o medianamente negativo durante estos doce meses; tu "oveja negra", (como cariñosamente me llamabas en ocasiones), ha conseguido algunos logros pero estoy segura que has estado detrás de ellos.


Hace un año papi que decidiste marchar, supongo que tu tarea ya estaba hecha y era el momento de ocuparse de otra cosa, de cambiar de forma.


Sin embargo, no sabes lo que deseo abrigarte con un abrazo, depositar un beso sobre tu mejilla y decirte cuanto te quiero


Hace una año...cómo pasa el tiempo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario