jueves, 26 de noviembre de 2015

El monumento a Franco, por los suelos.

Un día para la historia.


Y ya demolido sus restos servirán para rellenar cunetas de algunas carreteras, según palabras del Consejero de Sostenibilidad del Cabildo de Tenerife, José Antonio Valbuena

Este 26 de noviembre de 2015, el monolito a Franco, ubicado en Las Raíces, en el municipio del Rosario, ha pasado a formar parte de la historia.

La llegada de Franco a Canarias fue un hecho clave ya que desde este lugar tuvo libertad para organizar su alzamiento.
El 17 de junio de 1936 se organizó la reunión de los jefes y oficiales de la guarnición en las Raíces, espacio situado en el monte de La Esperanza, lo que supuso el pistoletazo de salida hacia el Golpe de Estado.

El Archipiélago se convirtió, de este modo, en el lugar escogido por los militares para gestar su traición al gobierno existente hasta el momento, partiendo hacia la península con claros objetivos, iniciando un proceso de guerra civil que finalizaría en abril del año 1939 con la victoria del dictador, conocido como el periodo franquista.

En octubre de 1958, el Capitán general de Canarias, José López Valencia; el Gobernador Civil, Santiago Galindo Herrero y el prelado de la Diócesis, Domingo Pérez Cáceres, entre otros, acudieron al Monte de La Esperanza con la finalidad de bendecir el monumento que perpetuaba la lealtad de la guarnición de la isla a Franco, construido por mandato del Gobernador Civil de Tenerife, Andrés Marín Martín.

Atendiendo a la Ley de Memoria Histórica se decidió la destrucción de este "monumento" no sin las controvertidas reacciones, unas a favor y otras en contra.

Este 26 de noviembre, guste o no guste, ya se ha destruido tal recuerdo-homenaje...

Esperemos que en su lugar no alcen otro que recuerde que lo que allí hubo fue tocado pero no hundido... porque la memoria es la memoria.





No hay comentarios:

Publicar un comentario