miércoles, 7 de mayo de 2014

Cada uno a lo suyo

Es tremendamente penoso comprobar como cada uno va a lo suyo, sin "perder tiempo" en lo que suceda a los demás.

Hoy en día hablar o escribir sobre como crecen las colas en comedores sociales o en dependencias de Cáritas para el reparto de alimentos a los más desfavorecidos ya no vende, ya casi no llama la atención y lo percibimos como normal.
Procuramos no invertir tiempo en pensar en esos miles de niños que van sin desayunar al colegio o que se acuestan sin cenar, "¿y qué más podemos hacer nosotros?", nos justificamos

Nos hemos insensibilizado, escuchamos en los telediarios como mueren niños, cientos, en diferentes guerras y ni lo oímos...¡Es como si oyéramos llover un día más de un duro invierno!

Nos escandalizamos -y no es para menos- al enterarnos que doscientas niñas han sido secuestradas en Nigeria, por la milicia radical islámico Boko Haram, para ser vendidas y usadas como esclavas sexuales...

Pero, muy pocos, quizás, han puesto "oído" a ese grito de "SOS" que lanzaba desde nuestro país la mexicana, "Paloma"-nombre ficticio-, víctima de red de trata de blancas y que recientemente se le ha concedido asilo en España.

Paloma sufrió cautiverio y explotación hasta que pudo escapar sin otra salida que el exilio.
Bebiéndose sus las lágrimas lanzaba un mensaje:

" A los hombres que consumen, pues felicidades están enriqueciendo a las mafias si eso os hace sentir mejor, felicidades, porque gracias a ustedes miles de niñas, mujeres, secuestradas para que ustedes puedan ir y disfrutar del sexo como queráis y, ¡hombre!, mientras ustedes sigan comprando y decidiendo que fantasía o qué queréis hacer... ¡No os preocupéis!, las mafias van a conseguir: el tamaño grande, el tamaño pequeño, el tamaño alto, el tamaño bajo, rubia, blanca, morena,...del color que queráis... ¡Por Dios! ¡qué son seres humanos!, ¡qué son niñas, iguales a tus hijas!, ¡qué son madres, iguales a tu madre! ¡qué son hermanas, iguales a tus hermanas!¡Tías, abuelas...!

(Se puede escuchar este sonido en http://www.cadenaser.com//sociedad/audios/paloma-mensaje-hombres-miles-ninas-estan-secuestradas-ustedes-puedan-disfrutar-sexo/csrcsrpor/20140505csrcsrsoc_11/Aes/ )

Este mensaje va dirigido a los hombres que hacen uso de la explotación, quizás a algunos de esos mismos que se horrorizan por lo que sucede con las niñas en Nigeria.

Y nos quedamos en casa, en asuntos más, tal vez, al alcance de nuestra mano, en los que casi todos, probablemente, de un modo u otro, en alguna ocasión, nos hemos convertido en protagonistas.

Hace unos días esperaba en una calle céntrica a que el semáforo cambiara de color para cruzar la calzada. Aguardábamos una veintena de personas repartidas en ambos lados. Entretenida en mis cosas escucho a un hombre que grita:
-¿Quién me cruza?
En ese instante cambia la luz de la señal y llama mi atención como todos van de un lado a otro, sorteando al hombre que giraba torpemente sobre sí mismo, implorando ayuda nuevamente. Al mirarle vi su bastón blanco y sus ojos sellados.
-Yo le cruzo, señor. Le dije
Ya en el otro lado él me despidió,  expresó su agradecimiento y su deseo de seguir su recorrido calle abajo.
Allí me quedé, con un nudo en la garganta, enjugándome las lágrimas que a traición brotaron sin permiso...

En cierta manera me alegré de su ceguera porque eso fue lo que le impidió ver a todos los que pasaron a su lado, cegados, quizás, por la insensibilidad y el egoísmo...

Aún dando vueltas en mi alma este episodio, al llegar a casa enciendo la radio y me aplasta una noticia: Muere un joven de 20 años que permaneció desmayado 36 horas en la parte trasera de un autobús que cubría la línea entre la capital altoaragonesa y Sariñena. Según parece, el desvanecimiento que sufrió el muchacho pudo deberse a la diabetes que padecía...

El motivo quizás no sea lo que más llame mi atención sino el imaginar gente que sube y baja de ese transporte público y que no se inmuta al ver a una persona sin sentido...
¿Es qué a nadie le preocupó? ¿Es que a nadie se le ocurrió avisar al conductor de que una persona estaba tirada en la parte trasera del vehículo?...

La verdad, pobre de nosotros que recogeremos lo que sembramos y, mientras, señalamos y abucheamos a los gobernantes que no hacen nada por nosotros cuando, en realidad, nosotros nos anulamos unos a otros.

3 comentarios:

  1. No hay más ciego que el que no quiere ver ni sordo que el que no quiere oír; y no hay más mudo que el que calla porque el hastío o la conformidad le impiden darse cuenta de lo que pasa a su alrededor

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Antonio.
    El "sálvese quien pueda" lo tenemos bien arraigado...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar